Científicos de las dos universidades canarias reconstruyen el paisaje que presentaba Arucas y la antigua laguna hace 200.000 años

Científicos de las dos universidades canarias reconstruyen el paisaje que presentaba Arucas y la antigua laguna hace 200.000 años
19/10/2016

El Ayuntamiento de Arucas, a través de las concejalías de Patrimonio Histórico y Vías y Obras, ha colaborado en estos trabajos que buscan revivir las condiciones tanto geológicas como de vegetación y paisaje existentes en el entorno de la actual ciudad en el Pleistoceno.

Los primeros resultados de la investigación serán analizados con medios especializados en laboratorios de Nueva Zelanda Los datos estudiados, que se podrán conocer dentro de dos o tres años, mostrarán cómo era el clima y la vegetación durante la etapa indígena, así como antes de la llegada de los seres humanos a Canarias.

El Ayuntamiento de Arucas informó que la semana pasada científicos tanto de la Universidad de La Laguna como de Las Palmas de Gran Canaria realizaron diversas investigaciones a los sedimientos procedentes de la antigua laguna de Arucas, lugar ocupado en la actualidad por las Vegas de Arucas. Unos trabajos de investigación que buscan reconstruir las condiciones geológicas y biogeográficas existentes en el entorno de la actual ciudad hace aproximadamente 200.000 años.

En este sentido, la Concejalía de Patrimonio Histórico que dirige Manuel Rodríguez Santana, comunicó que durante esta semana un equipo de científicos dirigidos por la doctora en biología Lea de Nascimento Reyes, investigadora de la Universidad de La Laguna y supervisado por el doctor José María Fernández-Palacios Martínez, catedrático de ecología de la Universidad de La Laguna, han llevado a cabo diversas extracciones de arcillas expansivas que han ido depositando a lo largo de miles de años en lo que fue la antigua laguna de Arucas.

En los trabajos también han participado el doctor en biología Javier Méndez Hernández, miembro del Grupo de Ecología y Biogeografía Insular de la Universidad de La Laguna y el profesor de Geografía de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Agustín Naranjo Cigala. Además, prestaron su colaboración los alumnos de la citada facultad de Geografía Francisco Javier Afonso Martín, José Carlos Navarro Falcón y José Luis Angulo Santana.

Estas extracciones forman parte de un proyecto titulado “Rastreando el impacto humano en islas en el pasado, reconstrucciones paleoambientales con ADN fósil”, que está siendo financiado a través del programa de investigación e innovación ‘Horizonte 2020’ de la Unión Europea en el marco del acuerdo de subvención Marie Sklodowska Curie Nº 700952 (this project has received funding from European Union's Horizon 2020 research and innovation programme under the Marie Sklodowska Curie grant agreement Nº 700952).

El principal objetivo que se persigue con esta primera intervención es intentar localizar fósiles de origen vegetal, polen, así como carbón y, sobre todo, ADN, para reconstruir la vegetación y el paisaje en el pasado que debió existir en el entorno de la antigua laguna y la actual ciudad de Arucas.

Las catas, que han alcanzado entre 1,5 y 2 metros de profundidad, se efectuaron en una antigua finca destinada al cultivo de la platanera, hoy sin labrar, propiedad de los herederos de José Suárez, quienes a través de Águeda Suárez autorizaron la realización de las mismas. La propiedad de esta finca se pudo averiguar gracias a las gestiones de Miguel Henríquez, encargado del pozo que se ubica en el antiguo Puente de Arucas, así como de Juan Marrero, funcionario jubilado del Ayuntamiento de Arucas. Se ha planteado, en una segunda fase, realizar más extracciones en otros lugares de Las Vegas, donde se sospecha que la acumulación de sedimentos puede alcanzar hasta los 70 ó 100 metros de profundidad.

La antigua laguna de Arucas se formó hace unos 200.000 años, cuando la erupción del volcán de Arucas, hoy Montaña de Arucas, obturó el cauce del antiguo barranco y permitió la acumulación de sedimentos y materiales de arrastre, creando una llanura aluvial. Entre los sedimentos acumulados se fueron depositando carbones producto de incendios, polen y restos de plantas que se apilaron siendo fosilizados en el interior de las arcillas, produciéndose una especie de cápsula del tiempo en la que se han conservado materiales durante miles o tal vez cientos de miles de años de antigüedad tal y como informa el Consistorio #aruquense a través de una nota de prensa.

Se espera que los primeros resultados de esta campaña de investigación, que serán analizados con medios muy tecnificados en laboratorios especializados de Nueva Zelanda, se puedan conocer dentro de dos o tres años. Los datos estudiados y analizados mostrarán cómo era la vegetación y el clima durante la etapa indígena, así como antes de la llegada de los seres humanos a Canarias.

El edil Manuel Rodríguez destacó la colaboración efectuada por el Ayuntamiento de Arucas, tanto a través de la propia Concejalía de Patrimonio Histórico, como la de Vías y Obras, con la cesión de personal técnico y operario que han ayudado en diversas labores para la optimización de los estudios y trabajos.